Mostrando entradas con la etiqueta Confucio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Confucio. Mostrar todas las entradas

13 de diciembre de 2014

10 consejos de un sabio chino sobre el poder

Todas estas reflexiones son el fruto de una vida como funcionario estatal, de su formación con las enseñanzas éticas de Confucio y su retiro del mundo a los sesenta años para dedicarse al aprendizaje del Taoísmo.


10 consejos de un sabio chino sobre el poder. Huanchu Daoren
10 consejos de un sabio chino sobre el poder.
Huanchu Daoren
Escrito a finales del Siglo XVIII por Huanchu Daoren, es la expresión de toda una vida llena de experiencia y sabiduría.

1. Quienes viven de manera virtuosa pueden estar afligidos por un tiempo, pero quienes dependen de adular al poder se hallan siempre desamparados.

2. Cuando estás oyendo constantemente palabras ofensivas y tienes siempre en mente algún asunto irritante, sólo entonces tienes una piedra de afilar para desarrollar el carácter. Si sólo oyes lo que te agrada y sólo actúas en aquello que te ilusiona, estás enterrando tu vida en un veneno mortal.

3. Se considera personas puras de corazón las que no se acercan al poder y a la fama; pero quienes pueden estar cerca sin verse afectadas son las más puras de todas. Se considera personas de espíritu elevado aquellas que ignoran cómo conspirar e intrigar; más quienes saben cómo hacerlo pero no lo hacen, son las de espíritu más elevado.

4. Cuando te halles en una posición de importancia, no pierdas la actitud de retiro rural. Cuando te encuentres de retiro en el campo, mantén los asuntos de estado en la mente. No se necesita por fuerza buscar el éxito en el mundo. No busques la gratitud de los demás; es un beneficio no estar resentido.

5. Al tratar con personas sencillas, es fácil comportarse con gravedad, pero difícil evitar menospreciarías. Al tratar con personas de rango superior, es fácil ser respetuoso con ellas, pero difícil ser corteses.

6. A quienes se aproximen a ti con riquezas, respóndeles con compasión. A quienes se acerquen a ti con su rango, respóndeles con justicia.

7. En tiempos de orden se debe ser preciso; en tiempos turbulentos se debe ser flexible. En tiempos de degeneración han de combinarse precisión y flexibilidad. Al tratar con buena gente se ha de ser magnánimo; al tratar con mala gente se ha de ser estricto. En el trato de la gente normal ha de combinarse la magnanimidad y el sentido de lo estricto.

8. Mientras que una persona no se haya liberado del deseo de celebridad, incluso si desprecia el principado y se contenta con la pobreza, todavía es prisionera de los sentidos. Mientras que uno no se despoje del aventurerismo impulsivo, aunque se ayude al país, se trata simplemente de una hazaña.

9. Si temes que la gente sepa que has hecho algo malo, hay algo bueno en lo malo. Si estás ansioso porque la gente sepa que has hecho algo bueno, entonces hay algo malo en lo bueno.

10. Si el 90 % de lo que dices es acertado, no serás forzosamente elogiado como excepcional; pero si una sola afirmación es errónea, todo el mundo te reprochará este error Si funcionan nueve de cada diez planes, no considerarán forzosamente que tienes éxito; pero si un solo plan falla, te colmarán de injurias. Por ello, las personas iluminadas prefieren el silencio a la irreflexión y la ineptitud a la listeza.

Extraído de:

Para saber mas:


22 de octubre de 2013

El Top 10 de Confucio

Confucio es uno de los personajes más citados. Es tan popular que hay un especial de "Confucio dice..." Confucio, cuyo nombre significa literalmente "Maestro Kong", vivió en el 551-479 a. C. Era un pensador y filósofo chino cuyas enseñanzas han influido profundamente en el pensamiento de Asia.


Se presentó a sí mismo como un" alguien que no inventó nada" y que destacó la importancia del aprendizaje, que es una de las razones por la que es considerado por los chinos como "El Maestro más grande". 

El Top 10 de Confucio
El Top 10 de Confucio
Una de las fuentes más conocidas de Confucio son las Analectas, una colección de sus enseñanzas, que fue compilada muchos años después de su muerte. Muchas de ellas son universales y atemporales en su hermosa y simple verdad. Son tan válidas hoy en día como cuando salieron de la boca de Confucio. Aquí echamos un vistazo a 10 de las citas más inspiradoras de Confucio.

Confucio dice...

1." No le impongas a otros lo que no elegirías para ti mismo". 


Es la "Regla de Oro" y la esencia de la verdadera compasión. No es la compasión de mirar hacia abajo a alguien y tener compasión por los otros, eso no es una compasión real. Compasión significa ver a la otra persona 100 % igual a uno mismo (en su valor y no en las diferencias superficiales, que es en última instancia lo que importa). De hecho, se veía a sí mismo como cualquier otra persona. Y por lo tanto no puedes dañar a nadie sin hacerte daño a ti mismo también.

Esto no significa perder la individualidad o la autoestima, sino que la otra persona gana el mismo regalo.

2. "El verdadero conocimiento es conocer el alcance de la propia ignorancia." 


Esa es mi frase favorita ya que expresa algo muy profundo que también es muy útil saber: La ignorancia es una negligencia deliberada o la negativa a adquirir conocimientos. Se trata de ampliar la perspectiva de uno mismo con el fin de ver una verdad más amplia. Un ejemplo sería tener pensamientos racistas sin darse cuenta de que todos los hombres son iguales.

Por tanto, la verdad última es que no hay absolutamente ninguna ignorancia, lo que significa que la perspectiva o la conciencia se han convertido en uno con todo lo que hay. En el budismo la ignorancia (Avidy?) es vista como la causa principal del sufrimiento. La liberación es la Iluminación. Otra cita de Confucio sobre este tema es "la ignorancia es la noche de la mente, pero una noche sin luna ni estrellas."

3. "Oigo y olvido. Veo y recuerdo. Hago y entiendo" 


Esta frase es simplemente perfecta. Lo que está expresando aquí es que tenemos que experimentar algo por nosotros mismos para entenderlo realmente. Si estamos escuchando algo, podría ser interesante. Si vemos algo, podría ser hermoso. Pero si tenemos hacerlo nosotros mismos - haciéndolo activamente - podemos realmente saber cómo es.

Imagina algo...

CONTINUA EN:

20 de mayo de 2013

Replantar España

Un proverbio chino dice que si haces planes para un año, siembra arroz. Si los haces por dos lustros, planta árboles. Si los haces para toda la vida, educa a una persona.  Por lo que sabemos de esta potencia, el problema del hambre está controlado y la educación empieza a ser muy digna de tener en cuenta, como buenos discípulos de Confucio.


Replantar España
Replantar España

Lo que a lo mejor nos sabías es que, pese a la mala y justificada fama de país contaminante, están plantando una nueva Gran Muralla verde. Naturalmente con árboles.  En 2012 se plantaron en ese país 2.600 millones de árboles como parte de las medidas para frenar la desertización y los efectos adversos de la contaminación. De lo que se deduce que están aplicando los tres tiempos del proverbio (un año, dos lustros, una vida).
China es admirable en muchos aspectos y en otros digamos que no tanto. Pero hay algo me da envidia  y que puede ser efecto de su educación confuciana: trabajan a largo plazo. Cuando un chino monta un negocio, lo hace pensando en sus nietos o bisnietos.
Igualito que aquí, que en el mejor de los casos se piensa a 4 años vista. En España, entre los finales de la República y los primeros años del franquismo (exceptuando la Guerra Civil),  a la vez que se construyeron los embalses que ahora hacen que tengamos reservas de agua, también se realizaron grandes replantaciones de masa forestal.  Muchos bosques casi centenarios que ahora disfrutamos y que se han salvado de la quema, son de esas fechas.

Reforestación en el desierto del Gobi. China
Reforestación en el desierto del Gobi. China
El tema se retomó en 1982 con Felipe González y más tarde en 1.996 con José Mª Aznar. Bueno, hay precisar que lo de repoblar fueron promesas electorales que acabaron en humo (a veces literalmente, por la cantidad de incendios asociados a la burbuja del ladrillo) Por cierto, que ahora, al haber estallado esta burbuja han descendido sensiblemente estos incendios, ¿curioso, verdad?
Que digo yo, que si estos dos ex presidentes hubieran cumplido con esta promesa, ahora tendríamos bosques de 31 y 17 años. Aún más, si el presidente ZP (marca registrada) hubiera empleado el Plan E en repoblar de árboles esta piel de toro llamada España, ahora la ardilla podría cruzar España saltando de árbol en árbol y no de gilipollas en gilipollas.
Pero por lo visto todos estos ex presidentes que hemos disfrutado, no tenían planes para dos lustros, al contrario de como se lee en el proverbio chino.
También le puede interesar:
Confucio

22 de septiembre de 2012

Soñar con un ciervo

Un hombre de Zheng solía buscar leña en el bosque. Un día se tropezó con un ciervo en fuga; lo persiguió y lo mató. Para que nadie lo descubriera, escondió el cuerpo del animal en un hoyo que cubrió con ramas. No cabía en sí de alegría.



Soñar con un ciervo
Soñar con un ciervo

Pero resulta que olvidó el lugar donde lo había escondido, y empezó a pensar que todo había sido un sueño.

Prosiguiendo su camino relató lo sucedido; uno que por allí pasaba le oyó y guiándose por lo contado encontró el ciervo.

Cuando llegó a casa, dijo a su mujer: “Un leñador soñó que cazaba un ciervo y luego olvidaba el sitio donde lo había escondido; pero yo lo he encontrado, así que su sueño ha resultado ser verdad".

Su mujer le argumentó: “¿No serás tu el que ha soñado con un leñador y que de este modo encontrabas un ciervo? ¿Existe acaso tal leñador? De todas formas, en la realidad has encontrado un ciervo, así que tu sueño ha resultado ser verdadero”. Él añadió: “El caso es que he encontrado un ciervo, ¡qué más da saber si he sido yo o ha sido otro el que ha soñado!”

Por su parte, el leñador volvió a casa desilusionado por la pérdida del ciervo. Aquella misma noche vió en sueños el lugar donde lo había escondido y al que lo había encontrado. Al día siguiente, guiándose por su sueño, le fue a ver y le reclamó el ciervo; se suscitó una disputa entre los dos que acabó ante el juez. Este dijo al leñador: “Una de dos: o tú has encontrado realmente un ciervo y luego, equivocadamente, has creido que era un sueño; o verdaderamente has soñado que habías encontrado un ciervo y ahora te equivocas cuando sostienes que, en la realidad, lo habías encontrado. ¿Te ha robado el otro en realidad ese ciervo que ahora le reclamas? Tu mujer llega incluso a afirmar que tú habías visto en sueños a ese hombre y al ciervo, y que nadie lo había encontrado. En todo caso, aquí realmente hay un ciervo. Pido que lo partan en dos y que se consulte al soberano de Zheng.

El soberano de Zheng dijo “¡Vaya! El juez debe haber soñado que ha hecho partir en dos el ciervo de esa gente” Y consultó a su ministro. Éste le dijo: “Vuestro vasallo se ve incapaz de discernir si ha sido un sueño o no lo ha sido. Haría falta recurrir a Huang di o a Confucio para distinguir un sueño de la realidad; pero uno y otro ya no están entre nosotros. ¿Quién podría distinguirlos? Lo mejor será seguir el dictamen del juez”.

Lie Zi, el libro de la perfecta vacuidad. Trad. de Iñaki Preciado. Edit Kairós.

28 de agosto de 2012

Centro, armonía, equilibrio


La situación en que nos hallamos cuando todavía no se han desarrollado en nuestro ánimo la alegría, el placer, la cólera o la tristeza, se denomina "centro". 


Centro, armonía, equilibrio
Centro, armonía, equilibrio
En cuanto empiezan a desarrollarse tales pasiones sin sobrepasar cierto límite, nos hallamos en un estado denominado "armónico" o "equilibrado". El camino recto del universo es el centro, la armonía es su ley universal y constante. 

Cuando el centro y la armonía han alcanzado su máximo grado de perfección, la paz y el orden reinan en el cielo y en la tierra, y todos los seres alcanzan su total desarrollo. 

El hombre noble, cualesquiera que sean las circunstancias en que se encuentre se adapta a ellas con tal de mantenerse siempre en el centro. 

En cuanto conseguía una nueva virtud, se apegaba a ella, la perfeccionaba en su interior y ya no la abandonaba en toda la vida.

Carácter chino "zhong",  que significa "centro"
Carácter chino "zhong",
 que significa "centro"
Mucho más excelente es la virtud del que permanece fiel a la práctica del bien, aunque el país se hay carente de leyes y sufra una deficiente administración.

El camino recto o norma de conducta moral debemos buscarla en nuestro interior. No es verdadera norma de conducta la que se descubre fuera del hombre, es decir, la que no deriva directamente de la propia naturaleza humana.

Quien desea para los demás lo mismo que desearía para sí, y no hace a sus semejantes lo que no quisiera que le hicieran a él, éste posee la rectitud de corazón y cumple la norma de conducta moral que la propia naturaleza racional impone al hombre.

CONTINUA EN:
http://www.elartedelaestrategia.com/confucio_2_libro.html


16 de agosto de 2012

La luz de las velas

- Ya tengo setenta años – dijo el duque Ping de Jin a su músico ciego, Shi Kuang –. Aunque quisiera estudiar y leer algunos libros, creo que ya es demasiado tarde.

La luz de las velas
La luz de las velas
- ¿Por qué no enciende la vela? – sugirió Shi Kuang.

- ¿Cómo se atreve un súbdito a bromear con su señor? – exclamó el duque enojado.

- Yo, un músico ciego no me atrevería – protestó Shi Kuang –. Pero he oído decir que si un hombre es devoto al estudio en su juventud, su futuro es brillante como el sol matinal; si se aficiona al estudio en su edad media, es como el sol de mediodía; mientras que si comienza a estudiar de viejo, es como la llama de la vela. Aunque la vela no es muy brillante, a lo menos es mejor que andar a tientas en la oscuridad.

El duque estuvo de acuerdo.

25 de junio de 2012

Confucio, pensamiento práctico de China


Confucio fue un filósofo, teórico social y fundador de un sistema ético - más que religioso - que ha llegado hasta nuestros días. 


Confucio, pensamiento práctico de China
Confucio, pensamiento práctico de China
Kung-tse o maestro Kung (Confucio, para occidente) vivió en la China feudal hace 2.500 años, entre el 551 y el 479 a. C. Los orígenes de Confucio eran muy humildes, pero desde joven Confucio mostró una gran inclinación por los libros antiguos y, con el tiempo, Confucio desempeñó una alta posición como funcionario del estado de Lu, en la actual provincia de Shang-tung.

Lejos de la mística y de las creencias religiosas, el confucionismo se propone como una filosofía práctica, como un sistema de pensamiento orientado hacia la vida y destinado al perfeccionamiento de uno mismo. El objetivo de Confucio, en último término, no es la "salvación", sino la sabiduría y el autoconocimiento. Principalmente se basa en los principios de la practica del bien, la sabiduría empirica y las propias relaciones sociales.

Los Cuatro Libros Clásicos de Confucio ocupan una considerable cantidad de espacio. Por esa razón, lo que aquí se expone es un resumen de las citas más interesantes. Dentro de cada Libro, las citas se han ido presentando según su orden de aparición. Es por esta causa por la que aparecen...

CONTINUA EN:

10 de abril de 2012

Un viejo tonto que mueve montañas

Las montañas Taihang y Wangwu tienen una altura considerable.



Montañas
Montañas

Al norte de estos montes vivía un anciano de unos noventa años al que llamaban El Viejo Tonto.


Su casa miraba hacia estas montañas y él encontraba bastante incómodo tener que dar un rodeo cada vez que salía o regresaba; así, un día reunió a su familia para discutir el asunto.

- ¿Y si todos juntos desmontásemos las montañas? – sugirió –. Entonces podríamos abrir un camino hacia el Sur, hasta la orilla del río Hanshui.

Todos estuvieron de acuerdo. Sólo su mujer dudaba.

- No tienen la fuerza necesaria, ni siquiera para desmontar un cerrejón – objetó –. ¿Cómo podrán remover esas dos montañas? Además, ¿dónde van a vaciar toda la tierra y los peñascos?

- Los vaciaremos en el mar – fue la respuesta.

Entonces el Viejo Tonto partió con sus hijos y nietos. Tres de ellos llevaron balancines. Removieron piedras y tierra y, en canastos los acarrearon al mar. Una vecina, llamada Jing, era viuda y tenía un hijito de siete u ocho años; este niño fue con ellos para ayudarles. En cada viaje tardaban varios meses.

Un hombre que vivía en la vuelta del río, a quien llamaban El Sabio, se reía de sus esfuerzos y trató de disuadirlos.

Viejo Tonto
¿Viejo Tonto?

- ¡Basta de esta tontería! – exclamaba –. ¡Qué estúpido es todo esto! Tan viejo y débil como es Ud. no será capaz de arrancar ni un puñado de hierbas en esas montañas. ¿Cómo va a remover tierras y piedras en tal cantidad?
El Viejo Tonto exhaló un largo suspiro.

- ¡Qué torpe es Ud.! – le dijo –. No tiene Ud. ni siquiera la intuición del hijito de la viuda. Aunque yo muera, quedarán mis hijos y los hijos de mis hijos; y así sucesivamente, de generación en generación. Y como estas montañas no crecen, ¿por qué no vamos a ser capaces de terminar por removerlas?

Entonces El Sabio no tuvo nada que responder.
 
 
También le puede interesar:

18 de febrero de 2012

Enseñanzas del Maestro Confucio


Confucio dijo: " ¿No es una alegría aprender algo y después ponerlo en práctica a su debido tiempo? 

¿No es un placer tener amigos que vienen de lejos? ¡No es rasgo de un caballero no incomodarse cuando se ignoran sus méritos?".


Confucio
Fotograma de la película "Confucio"
Confucio dijo: «La charla ingeniosa y las maneras afectadas rara vez son signos de bondad.»

Confucio dijo: «Quien gobierna mediante la virtud es como la estrella Polar, que permanece fija en su casa mientras las demás estrellas giran respetuosamente alrededor de ella.»

Confucio dijo: «Averigua las razones de un hombre para actuar, observa cómo actúa y examina en qué encuentra la paz. ¿Hay algo más que nos pudiera ocultar?»

Confucio dijo: «Quien revisando lo viejo conoce lo nuevo, es apto para ser un maestro.»

Zigong preguntó qué era ser un verdadero caballero. Confucio respondió: «Es quien sólo predica lo que practica.»

Confucio dijo: «El caballero considera el todo en lugar de las partes. El hombre común considera las partes en lugar del todo.» 

CONTINUA EN:

26 de enero de 2012

Guarde silencio y espere...

Nunca comience a mover los labios antes que sus subordinados. Cuanto mas tiempo guarde silencio, mas pronto sus labios los demás moverán. Y a medida que ellos muevan los labios, usted podrá entender sus verdaderas intenciones ...si el soberano no se muestra misterioso, los ministros encontraran, la oportunidad para exigir y exigir.
Han Fei Zi, filosofo chino siglo III A.C.


Han Fei Zi
Guarde silencio y espere...

En muchas ocasiones nos pierde el hablar por hablar. Otras veces, otra persona guarda silencio para que seamos nosotros quien lo rompamos y descubramos lo que pensamos. Medite sobre ésto, no hable mas de la cuenta y usando el silencio, descubra lo que piensan sus rivales.

También le puede interesar:

1 de diciembre de 2011

Confucio, el Cielo y el Destino

Confucio dice: El Cielo gobierna los acontecimientos del mundo sin ser visto; esta acción oculta del Cielo es lo que se llama " El destino ".

"El hombre frente a su destino"
Friedrich
Las desgracias, al igual que la fortuna, sólo llegan cuando las hemos buscado con nuestros actos.

Cuando el Cielo nos envía calamidades, podemos superarlas; cuando las hemos buscado nosotros mismos, sucumbiremos ante ellas.

La sabiduría y la prudencia de nada sirven si no se presenta una ocasión propicia; los buenos arados nada pueden por sí solos, si no se presenta una estación favorable.

Cuando el Cielo quiere conferir a alguien una difícil misión, antes pone a prueba la fortaleza de su ánimo y el equilibrio de su mente con las dificultades de una vida dura; fatiga sus músculos y todo su cuerpo con rudos trabajos, que ponen a prueba su resistencia; mortifica su carne y su piel con los rigores del hambre y del frío; les somete a las mayores privaciones de la miseria; determina que no tengan éxito en sus empresas para que se enfrenten con el fracaso. De este modo, el Cielo estimula sus virtudes, fortalece su cuerpo y les hace aptos para afrontar las dificultades con que tropezarán en el cumplimiento de su alta misión. La dificultad es lo que más estimula al hombre a vencer sus deficiencias y superarlas. Sólo cuando se han padecido toda clase de privaciones y trabajos, sólo cuando se ha visto el rostro de la miseria, sólo entonces es posible conocer a fondo la naturaleza humana.

El hombre cumple la voluntad del Cielo cuando se esfuerza en perfeccionarse a sí mismo.

CONTINUA EN:

1 de agosto de 2011

Los 10 artículos de Confucio sobre la economía

Tal vez una de las claves de la estrategia del crecimiento de China sea la influencia de Confucio. Aqui puede leer 10 artículos de Confucio sobre la economía.

Los 10 artículos de Confucio sobre la economía
1. Si el príncipe utiliza las rentas públicas para aumentar su riqueza personal, el pueblo imitará este ejemplo y dará rienda suelta a sus más perversas inclinaciones; si, por el contrario, el príncipe utiliza las rentas públicas para el bien del pueblo, éste se le mostrará sumiso y se mantendrá en orden.

2. Si el príncipe o los magistrados promulgan leyes o decretos injustos, el pueblo no los cumplirá y se opondrá a su ejecución por medios violentos y también injustos. Quienes adquieran riquezas por medios violentos e injustos del mismo modo las perderán por medios violentos e injustos.

3. Sólo hay un medio de acrecentar las rentas públicas de un reino: que sean muchos los que produzcan y pocos los que disipen, que se trabaje mucho y que se gaste con moderación. Si todo el pueblo obra así, las ganancias serán siempre suficientes.

4. La pompa y la ostentación sirven de muy poco para la conversión de los pueblos. Los hombres ambicionan las riquezas y los honores, pero si no es posible obtenerlos por medios honestos y rectos, deben renunciar a estos bienes. Los hombres huyen de la pobreza y de las injurias, pero, si no pueden evitarse por caminos honestos y rectos es preciso aceptar estos males.

5. Un hombre digno debe ayudar a los necesitados, pero no aumentar los bienes de los ricos.

6. ¿Cuál es la esencia de un buen gobierno? No resolver los asuntos con precipitación y no buscar el propio provecho.

7. El buen gobernante debe ser generoso sin caer en la prodigalidad. Debe cobrar los impuestos suficientes para llevar una vida digna, sin caer en la codicia.

8. Si la ganancia o el provecho se anteponen a la justicia, los súbditos nunca estarán satisfechos y el príncipe se hallará en un peligro constante.

9. Si los hombres con canas pueden cubrirse con vestidos de seda y comer carne, si los jóvenes de negros cabellos dejan de padecer hambre y frío, la vida del reino será próspera. No ha existido ni un solo príncipe que obrando así haya dejado de alcanzar autoridad sobre su pueblo.

10. Si un rey no gobierna con rectitud, es decir, si no colma de beneficios a su pueblo, es porque no quiere y no porque no pueda.

EXTRAIDO DE:
ANALECTAS.
Confucio

25 de julio de 2011

La Sabiduría de Confucio (1er Libro Clásico)

Confucio nos proponer un objetivo, en último término, que no es la "salvación", sino la sabiduría y el autoconocimiento. Lejos de la mística y de las creencias religiosas, el confucionismo se propone como una filosofía práctica, como un sistema de pensamiento orientado hacia la vida y destinado al perfeccionamiento de uno mismo.

Confucio
Primer Libro Clásico. (Ta-Hio o Gran Ciencia) atribuido al nieto de Kung-Tse y dedicado a los conocimientos propios de la madurez.

Es preciso conocer el fin hacia el que debemos dirigir nuestras acciones. En cuanto conozcamos la esencia de todas las cosas, habremos alcanzado el estado de perfección que nos habíamos propuesto.

Desde el hombre más noble al más humilde, todos tienen el deber de mejorar y corregir su propio ser.

¿No sería más eficaz lograr que fueran innecesarios los juicios?, ¿No resultaría más provechoso dirigir nuestros esfuerzos a la eliminación de las inclinaciones perversas de los hombres?

Para conseguir que nuestras intenciones sean rectas y sinceras debemos actuar de acuerdo con nuestras inclinaciones naturales.

Cuando el alma se haya agitada por la cólera, carece de esta fortaleza; cuando el alma se halla cohibida por el temor, carece de esta fortaleza; cuando el alma se halla embriagada por el placer, no puede mantenerse fuerte; cuando el alma se halla abrumada por el dolor, tampoco puede alcanzar esta fortaleza. Cuando nuestro espíritu se haya turbado por cualquier motivo, miramos y no vemos, escuchamos y no oímos, comemos y no saboreamos.

Raras veces los hombres reconocen los defectos de aquellos a quienes aman, y no acostumbran tampoco a valorar las virtudes de aquellos a quienes odian.

CONTINUA EN:



1 de junio de 2011

Salvar el mundo

Salvar el mundo
Estamos viendo estas últimas semanas como la juventud quiere cambiar al mundo. Me parece muy bien, es lo normal en la juventud. Yo también fui joven y quise cambiar el mundo. Ahora que no lo soy tanto, ¿lo he cambiado?

La respuesta es si. Y usted dirá, ¡vaya tipo más pretencioso! Pues le puedo contestar que he cambiado el mundo tanto como usted y como la persona más insignificante. Todos colaboramos.

¿Merece la pena cambiar el mundo? Y si hay que salvarlo, ¿de qué hay que salvar al mundo? En el Tao Te King leemos que “Aquellos que desean cambiar el Mundo/ De acuerdo con sus deseos / Nunca tienen éxito” y creo que tiene cierta razón.

Así que le voy a contar la que creo es la forma ideal de salvar el mundo. Para variar, también la idea viene de China: “antes de salir a salvar el mundo date tres vueltas por tu casa”. Si te cambias a ti mismo, tal vez seas capaz de cambiar a tu familia. Y si lo consigues, lograrías cambiar a tu pueblo; y así, sucesivamente, a tu país y al mundo. Pero, claro, para eso hacen falta tres cosas: trabajo, paciencia y perseverancia. También unas dosis de humildad, porque el trabajo será discreto, sin que se vea. Y el que quiera encontrar excusas para no empezar este trabajo, siempre las encontrará. Es más cómodo y más fotogénico manifestarse indignado en cualquier plaza y salvar el planeta, o lo que sea.

Estamos en malos tiempos y de ahí las ganas de cambiarlo todo. Claro, que siempre se ha oído que estaba todo muy mal. Desde los tiempos de Adán y Eva, más o menos.

“Para reinar con eficacia el reino es preciso, ante todo, poner un buen orden en la familia. Un hombre que no sepa dirigir a su familia, es imposible que sepa dirigir a todo un pueblo”. Confucio

Descargar el Tao Te King:

25 de septiembre de 2008

El sentido de la vida

El sentido de la vida y el de la muerte, que van pegados y son inseparables.


Estas preguntas ya se las hace el ser humano desde que tiene consciencia, así que no voy a ser yo el que descifre el misterio que a tantas personas ha traído de cabeza. Como Sócrates, solo puedo decir que sé que no sé nada. Aunque esta frase tiene su miga. De momento, hagamos un poco de historia.

El Sentido de la vida
En el Siglo IV a.d.C. hubo una explosión de sabiduría de la que poco más se ha avanzado hasta la fecha. En la India ya hacía siglos que se opinaba que el ciclo vital era una incesante repetición de vidas y reencarnaciones. Las acciones de una vida determinaban la siguiente. A eso le llaman karma. El sentido de la vida es romper con esa eterna rueda (samsara) y alcanzar el nirvana, o integración con la Unidad (o algo así). El budismo no aporta prácticamente nada nuevo a esa idea, salvo el decir que aboliendo el deseo se puede lograr ese estado. En esa época, en Israel, los profetas del Antiguo Testamento ya establecen que hay un sólo Dios y que nos jugamos la eternidad en esta vida. Según nuestra conducta, iremos al cielo o al infierno, y además de forma definitiva. Nada nuevo ya que durante siglos, en Egipto se creía que al morir nuestra alma era pesada por Anubis y según su virtud se dirigía a un sitio o al otro. En la Grecia y en la Roma clásica, Caronte nos llevaba en su barca al Hades o inframundo tras abandonar esta existencia. En China, Lao Zi crea el taoísmo y en su doctrina dice que el ser humano es la unión de una parte que corresponde al Cielo y otra que corresponde a la Tierra. Al morir, cada parte regresa a su origen y se integra con el Tao, que es indefinible por naturaleza. También aparece la regla moral de Confucio. Ésta filosofía piensa que si averiguar el sentido de la vida y el vencer a la muerte fueran muy importantes, la Humanidad dedicaría mas esfuerzo a solucionarlo. Por lo tanto, es mejor centrarse en esta vida.

Mas tarde, aparecen la “religiones del Libro”, el Cristianismo y el Islam. En cuanto al sentido de la vida no aportan nada que no haya descubierto ya el Judaísmo en el Antiguo Testamento: al morir, o vas al cielo o al infierno. También el budismo pasa a China y a Japón y en estos países toma forma el budismo Chang o Zen. Según su fe, al morir, vuelves al lugar de donde viniste, con lo que no aclara gran cosa (o tal vez lo aclara todo). En realidad, casi todas las religiones de Extremo Oriente creen que la muerte (y la vida) es una ilusión. No estoy al día sobre lo que las civilizaciones precolombinas pensaban al respecto, lo investigaré, aunque no me suena que haya nada nuevo sobre lo ya escrito.

Muchas religiones están imbricadas con las corrientes filosóficas de cada época. La filosofía tampoco aporta mucha mas luz sobre el tema. También hay muchas personas que opinan que detrás de la vida no hay nada y nos retan a demostrar lo contrario. Y no les falta razón.

El Sentido de la 
Por supuesto que soy consciente que he resumido milenios de cultura de muchas civilizaciones y que me dejo infinitos matices por considerar. Hay varios datos claros: habremos avanzado mucho en según qué cosas, pero sobre el sentido de la vida estamos perfectamente ignorantes; nadie ha vuelto de la otra orilla para contarnos de qué va esto, y hasta ahora, las religiones y filosofías dan cierto consuelo y eso es todo. Solos nacemos y solos nos vamos, es un acto personal, como toda nuestra vida. Así que tal vez la pregunta correcta no es cual es el sentido de la vida, sino si esta pregunta tiene algún sentido.

De momento, me quedo con la cita de Calderón de que “la vida es sueño y los sueños, sueños son” y con otra de Shakespeare: "dormir, tal vez soñar, pero ¿cómo serán los sueños de la muerte? "

No tengamos prisa, mas pronto que tarde, sabremos que hay después. O tal vez no, quien sabe. ¿Volverás para contárnoslo?

9 de septiembre de 2007

Chinos, los diablos amarillos


Estoy seguro que también están en su país. En España, se les ve por todas partes. Me refiero a los chinos. Corren bulos de que en sus restaurantes no generan basura (que se aprovecha todo) y de que nunca verás un entierro de un chino (cada cual que piense por qué se dice esto). 

Chinos
Son gente misteriosa estos chinos, muy trabajadores y amantes del orden. También se cuenta que todos ellos deben algo a sus mafias. Además, donde haya juego (casinos, bingos, tragaperras) ahí habrá algún chino.

Uno de sus países, luego me explicaré, ya es tercera potencia económica y sigue subiendo. Me refiero a China continental. Digo uno de sus países porque conviene no olvidar a Taiwán y que casi toda la economía del Sudeste Asiático está mas o menos controlada por chinos. De hecho, hay quien dice que la economía de todos los chinos de fuera de China es también otra potencia mundial.

¿Cuál es su secreto? ¿El que trabajan como chinos? No sé, no sé. Es cierto que son muy trabajadores, pero hay que tener en cuenta que en todos los países se trabaja, aunque unos tengan fama de vagos.

Hace tiempo me enviaron un Power Point de esos que apestan la Red en el que daban algunas pistas sobre este secreto. ¿Por qué algunos países que no reúnen muchas condiciones objetivas, de pronto se convierten en países prósperos? Podemos ver a Finlandia, Corea del Sur, Japón y Alemania después de la II G.M. y algún otro más. Sin embargo, el ejemplo contrario abunda y no voy a poner ejemplos.

En general, todos los países que prosperan lo hacen porque su sociedad tiene unos sólidos valores, es cuestión de tiempo mas que de fortuna. Y los que entran en decadencia es porque suelen hacer caso omiso de estos valores y se recrean en otras pseudoideologías. Tal y como algunos entienden que está ocurriendo en el mundo Occidental.

China, y en general, todo Lejano Oriente, poseen unos valores confucianos que les están valiendo para ascender en el concierto de las naciones. Además tienen una cultura milenaria y una sociedad bien cimentada. Por eso se ríen (educadamente, con finura) de nuestros valores occidentales. Según ellos, somos unos bárbaros, y tal vez tengan razón.

¿Dónde se encuentra España? Durante siglos hemos tenido unos valores (unos buenos y otros menos buenos, pero los nuestros). Hace pocos años nos hemos convertido en nuevos ricos y me temo que como sociedad estamos cambiando de valores. El tiempo dirá si hemos acertado. De todas formas, si tiene un vecino que se haya enriquecido de golpe hace poco (un nuevo rico), hará bien en observarlo, tal vez responda a esta cuestión.

Y si Usted no es español, observe su sociedad y medite sobre sus valores. Tal vez, como en España, esta mirada hacia dentro le explique la situación de su país en el mundo. Y no vale echarle la culpa a los malditos yanquis, pronto tendrán que echarle la culpa a China, a esos diablos amarillos