Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
OK | Más información | Y más
Mostrando entradas con la etiqueta relajación. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta relajación. Mostrar todas las entradas

31 de marzo de 2016

Calmar la mente y la ansiedad de 9 maneras

Hay nuevos enfoques para calmar la mente y detener el pensamiento acelerado. 


Son técnicas eficaces para calmar la mente y reducir el estrés.


A la hora de calmar la mente, los pensamientos de ansiedad te pueden desbordar, lo que hace que sea difícil tomar decisiones y aplicar medidas para hacer frente a cualquier contingencia que te molesta. 

Calmar la mente y la ansiedad de 9 maneras
Calmar la mente y la ansiedad de 9 maneras
La ansiedad también puede llevarte a pensar demasiado, lo que te hace más ansioso, lo que lleva a pensar demasiado, y así sucesivamente. ¿Cómo se puede salir de este círculo vicioso? Reprimir los pensamientos de ansiedad no funcionará; acaban por aparecer de nuevo, a veces con más intensidad. Pero hay técnicas más eficaces que puedes pedir prestadas de la reducción del estrés basadas en la atención y las terapias cognitivo-conductuales.

Aquí verás 9 estrategias para calmar la mente, ayudarte a salir del atasco y seguir adelante.

1. Intenta hacer un distanciamiento cognitivo 


Trata de ver tus pensamientos de ansiedad como que están haciendo conjeturas sobre hechos. Tu mente está tratando de protegerse mediante la predicción de lo que podría suceder, pero sólo porque algo podría suceder no significa que lo hará. Mira la evidencia objetiva: ¿qué probabilidades hay de que vaya a ocurrir el resultado negativo? ¿Hay algo bueno que podría suceder en su lugar? ¿Y cuál crees que es más probable que ocurra, basado en la experiencia pasada y otra información que tengas sobre la situación?

2. Distánciate de tus pensamientos


Deja de estar fusionado con tus pensamientos. Piensa en tus pensamientos como el mover los datos transmitidos a través de tu mente, en lugar de que sean la verdad objetiva sobre una situación. Nuestros cerebros son hipersensibles a la amenaza y el peligro, porque esto mantuvo vivos a nuestros antepasados en la naturaleza. Algunos de tus pensamientos sólo pueden ser reacciones condicionadas y automáticas generadas por un cerebro que está orientado a la supervivencia. Elige si deseas o no creer estos pensamientos, en lugar de aceptarlos.

3. Práctica la atención


Practica la observación de tus pensamientos, en lugar de SIGUE LEYENDO...


22 de noviembre de 2013

10 consejos para controlar tu ira

Mantener tu temperamento bajo control puede ser un reto. Controla tu ira con sencillos consejos para mantenerla bajo control. 


¿Te encuentras furioso cuando alguien te interrumpe en el tráfico? ¿Notas tu presión arterial por las nubes, cuando tu hijo se niega a cooperar? La ira es una emoción normal y hasta sana, pero es importante tratarla de una manera positiva. La ira descontrolada puede cobrarse un precio en tu salud y en tus relaciones.

¿Estás listo para poner tu ira bajo control? Empieza por considerar estos 10 consejos para controlar la ira.

Nº 1: Tómate un tiempo de espera 


Contar hasta 10 no es un truco sólo para niños. Antes de reaccionar a una situación tensa, tómate un momento para respirar profundamente y contar hasta 10. Disminuir tu velocidad puede ayudarte a calmar tu temperamento. Si es necesario y tienes opción, haz un paréntesis con la persona o la situación hasta que tu frustración disminuya un poco.

10 consejos para controlar tu ira
10 consejos para controlar tu ira

N º 2: Una vez que estés tranquilo, expresa tu enojo 


Tan pronto como vuelvas a pensar claramente, expresa tu frustración de una manera firme pero sin confrontación. Expresa tus preocupaciones y necesidades de forma clara y directa, sin perjudicar a otros o tratar de controlarlos.

N º 3: Haz algo de ejercicio 


La actividad física puede dar salida a tus emociones, especialmente si estás a punto de entrar en erupción. Si sientes que tu ira va en aumento, sal a caminar a paso ligero o correr, o pasa algún tiempo haciendo tus otras actividades físicas favoritas. La actividad física estimula varias sustancias químicas del cerebro que pueden hacer que te sientas más feliz y más relajado de lo que eras antes de enfadarte.

N º 4: Piensa antes de hablar 


En el calor del momento, es fácil ...

CONTINUA EN:

4 de septiembre de 2012

Entrenamiento autógeno: del estrés a la calma


El estrés social, laboral e, incluso, emocional en el que vivimos inmiscuidos es el causante de numerosas tensiones, que se acompañan generalmente de contracciones musculares innecesarias y perjudiciales.


Entrenamiento autógeno: del estrés a la calma
Entrenamiento autógeno: del estrés a la calma
El entrenamiento autógeno puede ayudar a superar estas presiones cotidianas a través de la conexión con el sistema del descanso y la relajación (Sistema Nervioso Autónomo), permitiendo que el cuerpo se regenere por sí mismo tras alcanzar un estado de calma y tranquilidad. 

Esta terapia, de orientación psicofisiológica ejerce su acción gracias a la activación de procesos naturales como la autorregulación y la neutralización de experiencias traumáticas.

Sus orígenes se remontan a los estudios del fisiólogo alemán Oskar Vogt sobre el sueño y la hipnosis a finales del siglo pasado, mediante los que llegó a descubrir una técnica de relajación que denominó ‘reposo autohipnótico psicoprofiláctico’, basada en la concentración en sensaciones de peso y calor en las extremidades. 

Años más tarde, Johannes Heinrich Schultz, neurólogo y psiquiatra, demostró que el estado especial de conciencia inducido por estos ejercicios difería del hipnótico, ya que se caracteriza por un aumento de la amplitud mental, mientras que la hipnosis produce un estrechamiento de la conciencia.

CONTINUA EN:

7 de marzo de 2012

¿Serías capaz de parar tus pensamientos?

Parar tus pensamientos, o por lo menos, controlarlos, es uno de los objetivos de la meditación.

Meditación: ¿serías capaz de parar tus pensamientos?
Meditación: ¿serías capaz de parar tus pensamientos?
Hay muchos sistemas y técnicas de meditación, pero todos tienen algo en común: como NO pensar. El problema es que cuando nos queremos relajar, seguimos pensando.  El truco de la meditación es encauzar la atención para que nuestros pensamientos no sigan desperdigados.

CONTINUA CON VÍDEO EN:

3 de febrero de 2012

Cómo luchar contra el estrés


Cómo luchar contra el estrés
Cómo luchar contra el estrés

El estrés produce fatiga, dificultades para dormir, irritabilidad e incluso reacciones físicas. 


Aquí verás como combatirlo en un vídeo donde se explican diferentes técnicas para combatir el estrés


VER VIDEO:
http://www.elartedelaestrategia.com/como_luchar_contra_el_estres.html

2 de enero de 2012

Mente. Relajación muscular. Vídeo


La práctica de la relajación debe hacerse diariamente, ya sea en la mañana al levantarse, al mediodía o en la noche antes de dormir.

Es una práctica que indudablemente nos ayudará a permanecer durante todo el día con menor tensión de la normal, incluso con la práctica se puede hacer durante las horas de trabajo cuando sintamos gran tensión por los problemas cotidianos de nuestra labor; en fin, no existe ningún limite para que podamos practicar las veces que queramos en el día.

Mente. Relajación muscular. Vídeo
Si se hace una sola vez al día por falta de tiempo, se recomienda que sea por la noche y hay que dedicar a esta cuando menos quince o veinte minutos para que la relajación pueda realizarse profundamente y así desaparezca toda la tensión que tuvimos en forma inconsciente durante todo un día normal de trabajo. 
CONTINUA EN:

15 de julio de 2008

Imagine un mundo sin teclados


Imagine un mundo sin teclados. ¿Verdad que le cuesta? En el ordenador, en el teléfono, en realidad, en casi todo. ¿Cuándo fue la última vez que escribió a mano? ¿Le costó esfuerzo? ¿Le gustó su caligrafía?

He visto textos manuscritos desde finales del siglo XIX y principios del siglo XX y me quedo admirado con la letra con la que escribían, siento una sana envidia de aquellas gentes. Muchos aun viven y escriben igual de bien. Ahora nos quejamos que la letra de los médicos es casi indescifrable, pero vengo observando que cada vez todos escribimos peor. Es difícil encontrar a alguien con una letra bonita y cautivadora y cuando lees una letra elegante, te sorprendes. Son cosas que vamos perdiendo por el camino gracias a los adelantos técnicos y a las nuevas tendencias. Igual que en Europa se perdió el latín a costa del inglés. A veces no sé si avanzamos en algunas cosas.

No hace falta ser grafólogo para que un texto manuscrito nos haga sentir cómo es la persona que lo escribe. Si por ejemplo, viviéramos en 1958, casi todo lo que hiciéramos sería a mano. Y estoy seguro que, en general, por nuestra caligrafía quedaríamos en un mal lugar. En China y Japón hay concursos de caligrafía y es de buen tono el escribir de forma correcta y elegante. En Occidente, esto nos suena a chino, valga el juego de palabras. Es una pena.

Por mi parte, he vuelto a rellenar de tinta mi pluma y llevo varias semanas forzándome a escribir uno o dos folios a mano. Cuando digo escribir me refiero a escribir con la mejor caligrafía que soy capaz. Y los resultados son curiosos. Me acaba doliendo la mano y a veces el brazo. En el mejor de los días la calidad de mis letras obtendría un aprobado raspado, para mis bisabuelos sería la letra de un iletrado. Tengo mucho camino por andar, uno nunca se acaba de conocer. Sin embargo, también hay beneficios: se aumenta la concentración y se alejan los problemas, te relajas. Cuando lleve más tiempo añadiré otra dificultad al ejercicio memorizando sonetos y escribiéndolos después. En mi caso, me encanta Quevedo y Cervantes, será una buena ocasión para volver a los clásicos. Todo esto me lleva unos 20 a 30 minutos y creo que merece la pena, se lo recomiendo.

Tal vez lo que nos enseñaban a base de repeticiones en el colegio en los años sesenta y setenta estaba bien pensado y tenía su fundamento, no hay otra forma de aprenderlo. Ojalá que alguien invente algo para poder escribir en Internet como si usáramos papel y pluma, sería mas bonito y tal vez se escribirían menos chorradas.